Categorías
Artículos

10 cosas en que debes fijarte si vas a comprar un auto usado

Antes de comprar un auto usado revisa su exterior e interior, el estado del motor y su comportamiento al ponerlo en marcha. Aquí una guía para que te evites más de un dolor de cabeza.

Un auto usado es un arma de doble filo para los conductores que buscan adquirir un vehículo. Por un lado, ofrecen precios muchísimo más accesibles que los autos nuevos o 0 kilómetros. Pero por el otro lado, pueden terminar costando mucho más caro que su precio inicial, si es que viene con fallas o secuelas de accidentes de sus anteriores dueños.

Si estás pensando en comprar un auto usado pon atención a estos consejos, que te evitarán gastar dinero extra y más de un dolor de cabeza.

Antes de chequear el auto

1. Buscar reseñas en Internet

Marcas, modelos, años, fábricas. Cada vehículo es un propio universo de especificidades a tener en cuenta. En este plano, Internet es un gran aliado, para leer y compartir las experiencias de otros automovilistas.

“Este modelo ha estado en mi familia por más de 10 años sin presentar ningún problema, lo recomiendo” o “comprar este vehículo ha sido la peor decisión que tomé, tuve cambiar el motor completo tras apenas un año de uso”.

Las opiniones en Internet nos dicen mucho sobre cómo funciona cada modelo. Por eso, si tienes en mente un auto usado, ingresa en Google su modelo y año y lee las reseñas que hay sobre él, antes de seguir adelante con la compra.

2. Consultar antecedentes e historial del auto

Es importante tener consciencia de que hay información del auto que no será evidente a simple vista, y esta es la razón por la cual hay un par de datos que hay que verificar antes de embarcarnos en la compra de un auto usado.

Lo primero es ingresar la patente del vehículo para buscar información sobre quiénes son los verdaderos dueños, las limitaciones al dominio actualmente vigentes, las multas, entre otros. Chileatiende ofrece un certificado con todo este material en su sitio web. Además, así estarás seguro/a de que no estás comprando un auto robado.

También es importante que el dueño/a te comente un poco sobre la historia del vehículo. Cuántos propietarios tuvo anteriormente, cuáles han sido los accidentes y arreglos más importantes, qué uso se le ha dado, etc.

Chequeo parte 1: exterior

3. Pintura

Lo primero que debes hacer es dar una vuelta alrededor del auto usado que quieres comprar, fijándote minuciosamente en cada detalle que salte a la vista. Un buen parámetro es la pintura: rayones, golpes o rasgaduras delatan que el dueño no ha sido muy cuidadoso o que el auto ha sufrido accidentes. Si el color está opaco tal vez quiera decir que el auto ha estado en la intemperie y no en un garaje. Si notas distintas tonalidades en la pintura, consulta al vendedor qué pasó, porque podría ser la prueba de un choque.

4. Oxidación

No dejes nunca que nadie te diga que la oxidación en un auto usado es un problema menor. Revisa cuidadosamente en busca de estos signos. En el techo del auto, en el motor, en la maleta y en los bajos del vehículo. Utiliza una linterna para observar si existe corrosión salina en el hueco de las ruedas. Recuerda que el óxido no se puede reparar y habrá que cambiar las partes del auto afectadas.

5. Neumáticos

Revisa la presión de los neumáticos y chequea su desgaste. Las cuatro ruedas deben ser de la misma marca y tamaño. Además, el desgaste de los neumáticos debe estar parejo en las cuatro ruedas. De no ser así, podríamos estar ante un auto con un problema mayor y más costoso.

6. Motor

Abre el capó del auto usado que estás revisando y observa con detenimiento el motor, sus mangueras y correas. Identifica si tienen rastros de líquido, lo que podría evidenciar fugas. Mira el óxido de los tornillos y tuercas, que delatan si a este auto se le ha dado el mantenimiento apropiado. Por otro lado, si las piezas están demasiado nuevas, quiere decir que ha sido reparado recientemente. Pregúntale al dueño y desconfía si no te explica el arreglo.

Finalmente, revisa el aceite y constata que mantenga un color café claro y una consistencia viscosa. Si está negro y pastoso, quiere decir que no lo han cambiado con regularidad y que no es un motor bien conservado.

Observa detenidamente el motor del auto usado que quieres comprar.

Chequeo parte 2: interior

7. Desgaste visible

Como hoy en día existen tecnologías que permiten alterar el kilometraje de un auto usado, una buena forma de calcular su antigüedad es indagando en el interior del vehículo. Mira el desgaste de piezas clave como el volante, los pedales y la palanca de cambio. Estas no darán pistas de si se le ha dado al auto un uso muy intenso. No pierdas de vista los asientos y el estado del tapizado.

8. Sistema eléctrico

Antes de comprar un auto usado prueba todos sus componentes: luces, radio y aire acondicionado, entre otros. Aunque parezcan cosas menores, no son fáciles ni baratas de arreglar.

Chequeo parte 3: en movimiento

9. Prueba de manejo

La prueba de manejo es de vital importancia a la hora de comprar un auto usado. Pon el automóvil en movimiento para probar su estado, su maniobrabilidad, aceleración, frenado y suspensión. Si es posible, manéjalo en la autopista. Estacionarse en paralelo también es clave para tener un idea de los puntos ciegos del vehículo.

Asegúrate de hacer todo esto con la radio apagada, para estar atento/a. Si al encender el auto el motor hace ruidos extraños o el vehículo vibra, considera no seguir adelante con la compra.

La prueba de manejo es la más importante a la hora de comprar un auto usado.

Después de chequear el auto

10. Asesórate con un mecánico experto

Las compras impulsivas quedan totalmente descartadas cuando de autos usados se trata. Este es un proceso que requiere tiempo y paciencia, y para el cual es recomendable contar con una opinión experta. Contacta a tu mecánico de confianza y pídele que te acompañe a revisar el auto usado en cuestión. Esto tiene un costo pero, al final del día, lo vas a agradecer.

Si tras chequear los diez puntos de la lista decides llevar a cabo tu compra del auto usado, recuerda que siempre puedes contratar un seguro automotriz para conducir más tranquilo/a. También te invitamos a leer nuestra nota sobre cómo elegir el mejor seguro para tu auto.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *