Categorías
Artículos

Por qué el cuidado del medio ambiente es la solución para evitar futuras pandemias como la del Covid-19

La relación que existe entre la destrucción de la biodiversidad y el brote de enfermedades infecciosas como el COVID-19 es mucho más estrecha de lo que pensábamos. Revisa acá algunos de los puntos claves que podrían marcar el futuro de la salud mundial.

Los efectos de la pandemia que enfrentamos actualmente han sido diversos. Por un lado, la economía global se ha visto seriamente afectada a causa de las extensas cuarentenas impuestas alrededor del mundo. Sin embargo, la baja en la movilidad de las principales ciudades ha generado la mayor caída en la emisión de CO2 de la que se tenga registro en la historia.

Si bien este último punto es positivo, lo cierto es que la relación actual entre naturaleza y pandemia es bastante crítica.

Deforestación, el inicio del problema

La explotación desmedida de los bosques nativos es una de las principales causas que ha permitido que virus animales afecten a la población humana. En octubre del 2020 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) advirtió que unos 850 mil virus desconocidos podrían causar pandemias si se sigue explotando la naturaleza.

Esta preocupación ha sido en parte confirmada por un reciente estudio realizado por investigadores del Centro Nacional Francés de Investigación Científica, publicado en marzo de este año. La investigación demostró que la deforestación y las plantaciones de monocultivos están íntimamente relacionadas con la aparición de enfermedades infecciosas como el Covid-19. Esto se debe a que los bosques actúan como un amortiguador de las enfermedades que afectan a las distintas especies que conviven en él. Una vez que se elimina el bosque, las ciudades avanzan y el contacto entre humanos y animales salvajes crea el ambiente ideal para la propagación de nuevos virus.

Niveles al alza en plena pandemia

A pesar de que la gran mayoría de las industrias debieron frenar sus índices de actividad desde el inicio de la pandemia, la deforestación creció un 12% durante el 2020, según un análisis realizado por Global Forest Watch.

Brasil encabeza la lista de los diez países que más bosques nativos perdieron, registrando 1.704.090 hectáreas destruidas en el transcurso del año pasado, siendo el Amazonas la zona más afectada. El listado incluye también a otros cinco países de Latinoamérica: Bolivia, en tercer lugar; Perú, en el quinto; Colombia, en el sexto, y México en el décimo.

La clave, mejorar nuestra relación con la naturaleza

Los hechos avalan cada vez más la opinión de la comunidad científica que apunta hacia el cuidado de la naturaleza. Tanto para detener el cambio climático como también para proteger a la población mundial de futuras pandemias. Es por esto que urge la implementación de iniciativas que apoyen la reforestación de los bosques, que cubren casi un tercio de la superficie terrestre del planeta, albergan más de la mitad de las especies terrestres y son la fuente del 75% del agua dulce del mundo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *