Categorías
Artículos

¿Dónde viajar en enero en Europa?: Todo lo que debes saber

En este artículo te mostraremos algunos de los mejores lugares donde viajar en enero en Europa si estás pensando hacer turismo internacional después de los largos meses de restricciones por el covid. Además, puedes encontrar el respaldo que necesitas ante cualquier emergencia con un seguro de viajes.

Los meses de encierro, el teletrabajo y las labores del hogar han hecho que cientos de chilenos quieran viajar lejos con el fin de relajarse. Por lo mismo, Europa se ha convertido en uno de los destinos preferidos de compatriotas que buscan respirar nuevos aires.

Viajar por Europa en enero ofrece una experiencia única. En pleno invierno, podrás disfrutar de diferentes postales donde predomina la nieve y el frío, así como de los climas más agradables de la costa mediterránea. Para esto, enero resulta ser el mes ideal, ya que para muchos coincide con el periodo de vacaciones de verano.

No hay duda de que es la opción ideal para los inviernistas. Escapar del calor del verano chileno para cambiarlo por el invierno europeo resulta el escenario ideal de todo hater de la época estival.

Además, el basto territorio europeo hace que en el continente se pueda disfrutar de diferentes climas en una misma época. Es así como, mientras en Alemania las temperaturas bajan más allá de los cero grados en meses como enero, en la costa mediterránea europea se registra una agradable calidez en verano y muy suaves temperaturas durante el invierno.

Rovaniemi, Finlandia

A pesar de que diciembre ya se fue con los recuerdos de la navidad, puedes seguir viviendo la magia de todo lo que rodea al Viejo Pascuero si te vas a dar una vuelta por Finlandia en enero.

El primer mes del año resulta ideal para vivir esta experiencia ya que es pleno invierno, época en la que más se luce “Papá Noel”, quien aparece en una cueva artificial a recibir a los turistas que visitan Rovanieni, reconocida por ser la “residencia oficial” del carismático y generoso anciano.

Es la excusa perfecta para aprovechar de conocer los estilos de vida que se desarrollan por esas latitudes con climas tan fríos. En el Museo Arktikum, por ejemplo, podrás recibir información sobre las condiciones en las que desarrollan su día a día.

No olvides que estamos hablando de una zona situada muy cerca del círculo polar ártico, donde es normal que la mayoría de los días los grados no superen los 0º C.

Ibiza, España: el lugar ideal a donde viajar en enero en Europa

El desenfreno de las fiestas en plena temporada alta se oye lejos durante enero, por lo que se convierte en el lugar ideal si lo que buscas es conocer tranquilamente la isla.

Es posible que durante el invierno de Ibiza surjan algunos vientos agitados que pueden hacer perder la calma de los más asustadizos, pero en realidad no se trata de nada que vaya a ponerte en peligro.

Eso sí, olvídate del bronceado perfecto que podrías conseguir en sus playas en épocas más cercanas al verano. Ibiza en enero ofrece temperaturas máximas que promedian los 15º C, mientras que el promedio mínimo es de 7º C, lo que convierte al primer mes del año en el más frío de todos.

A cambio, podrás recorrer la isla sin tener que encontrarte con mucha gente y a precios más económicos, ya que se trata de la temporada baja.

Abisko, Suecia

Las auroras boreales no tienen que ser solo una escena bonita de una película de Netflix. ¿Por qué no viajar a un lugar donde se produzca este hermoso fenómeno en el cielo? Es el destino perfecto para visitar si quieres conocer Europa.

Abisko se ubica en una de las zonas más alejadas del centro de Europa, aunque tiene la ventaja de poder llegar en tren. Es un lugar excelente para los inviernistas que reniegan del calor.

Si te trasladas a la ciudad de Kerina, a pocos kilómetros de Abisko, podrás conocer el mundialmente reconocido hotel de hielo. También puedes poner en práctica tus habilidades con el esquí o participar del mushing, es decir, carreras de trineos al más puro estilo del buen Balto.

Budapest, Hungría

Es posible que muchas personas no piensen en Hungría como primera opción al buscar destinos europeos. No obstante, quienes saben de la belleza que esconden las ciudades húngaras difícilmente querrá perderse un recorrido por Budapest, por ejemplo.

Caminar por el pintoresco Városligeti Műjégpálya te llevará hasta una pista gigante de patinaje sobre hielo al aire libre que caracteriza al parque central aquinsense. Andes en pareja o sin compañía, podrás obtener románticas postales mientras patinas o patinan juntos por la gélida superficie para patinar.

Y si quieres escapar un poco del frío invierno húngaro, te aconsejamos visitar los famosos baños termales que han hecho famosa a Budapest. Más tarde puedes dirigirte a lo que se conoce como ruin pub, es decir, locales en los que se observa un gran componente de arte y carisma que suelen utilizar edificios abandonados para instalarse.

Antes de iniciar tu travesía, revisa siempre la información de cada país sobre los requisitos y condiciones para ingresar debido a la pandemia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *