Categorías
Artículos

Muelas del juicio: un asunto incómodo que conviene atender a tiempo

Desde los 16 años en adelante las muelas del juicio pasan a convertirse en una preocupación. Si aún no haz enfrentado este procedimiento, atento, pues puede traerte complicaciones graves.

¿Ya te sacaste las muelas del juicio? Esta es una pregunta, sin duda, incómoda y que muchos/as hemos tratado de evadir prolongadamente. Sin embargo, es necesario tomar conciencia de lo grave que puede ser no atender este asunto a tiempo.

La odontóloga Rocío Troncoso conversó con Estoyseguro sobre este procedimiento dental, al que la gran mayoría debemos someternos alguna vez en la vida.

¿Qué son las muelas del juicio?

Las muelas del juicio es el nombre popular que se le da a los terceros molares“, explica Troncoso. “Estos son los últimos dientes que salen en la boca, primero en los hombres y después en las mujeres”.

La dentista además explica que la edad estimada de erupción o aparición de estos dientes es “muy variable” y que no a todos/as les ocurre a la misma edad. Un rango estimado para el común de las personas son los 16 o 17 años.

En general a esta edad la arcada ya está completa, por eso es que las muelas del juicio traen tantos problemas. Porque normalmente no tienen espacio para salir“, señala.

¿Porqué hay que extraer las muelas del juicio?

“Como en general no hay espacio para que salgan, producen dolor y molestia“, dice la odontóloga. Además, enumera algunos de los problemas más comunes que los pacientes presentan en relación a las muelas del juicio.

El primero, es que salgan en una posición “aberrante”. “Puede ser que vengan muy inclinadas o que se asomen de forma incompleta“, aclara. “Esto no permite la correcta higienización de la zona y por lo tanto, genera que se acumulen restos de alimentos y bacterias, lo que puede producir caries tanto en la muela del juicio como en los otros molares”, agrega.

En este caso, el paciente podría sufrir un dolor agudo, asociado al nervio del diente. Además de otros síntomas como inflamación, pus o mal olor. Todos estos son constitutivos de una urgencia dental.

Otra opción es que “la muela del juicio venga en una posición difícil, esté muy inclinada y sea imposible de extraer de forma tradicional“. Si esto ocurre, el procedimiento lo tendría que realizar un cirujano y el paciente estará afectado por un cuadro de dolor hasta que puedan extraerle la muela.

Por esto, Troncoso aconseja sacarlas lo antes posible. “Cualquier procedimiento que se realiza antes de que haya dolor, caries o cualquier tipo de complicación va a reducir los riesgos y molestias de la cirugía“, dice.

“Hay que entender que si un diente está cariado o el paciente ya está con un proceso infeccioso importante, el procedimiento va a ser más complicado y el postoperatorio va a ser peor“, agrega.

¿En qué consiste el procedimiento?

El procedimiento va a depender de dos cosas principalmente. La primera, si la muela a extraer es superior o inferior. La segunda, la posición que esta tenga en relación al hueso. La doctora Troncoso enumera algunos de los procedimientos mas comunes para los pacientes que se extraen las muelas del juicio.

Una opción es que los terceros molares superiores hayan salido de manera normal y estén chocando con la encía de abajo. “Esto es muy común y en general la gente consulta porque le duele al masticar. Eso es porque la muela del juicio salió y no encuentra nadie abajo con quien chocar, entonces produce úlceras en la encía y duele”, dice la doctora. De ser este el caso, el procedimiento es sencillo y se puede realizar, previa aplicación de anestesia, en un sillón dental común.

Otra opción es que no hayan salido porque están en una posición que no les permite salir completamente. “En estos casos, lo que pasa es que la muela choca con otros dientes, produciendo dolor e inflamación en la zona”, explica Troncoso. También en este escenario se puede realizar la extracción sin ir a pabellón, pero dependerá de lo que revelen las radiografías. “Es necesario ir a pabellón cuando no es posible alcanzar la muela con los instrumentos normales“, aclara.

“Las muelas de abajo son otro cuento”, dice Rocío Troncoso. En el caso de que las muelas hayan salido completas, se pueden sacar en el sillón dental normal, pero “si la muela está parcialmente erupcionada (o sea, que solo se le ve “un cachito”), este es un procedimiento que tiene que realizar un cirujano maxilofacial porque implicará tener que remodelar el hueso o partir la muela para sacarla“, explica.

Si la muela está completamente debajo de la encía, también puede producir problemas, al golpear a las otras muelas. “Entonces puede provocar caries o reabsorción de la raíz, esto es complicado porque puede causar dolor y hasta la pérdida prematura de un diente que estaba sano“, dice la doctora.

¿Cómo es el postoperatorio?

El postoperatorio va a variar según el tipo de cirugía al que sea sometido el paciente. “Una que implique mucha remodelación del hueso obviamente va a tener un postoperatorio más complejo que el de una persona que tenía sus muelas en buena posición”, señala Troncoso.

El postoperatorio puede cursar con inflamación o dolor durante los días posteriores a la extracción de la muelas. Este, según la doctora señala, no debería extenderse más de entre tres días y una semana.

“Como todo procedimiento quirúrgico, el postoperatorio también va a depender del cuidado que tengan los pacientes después de la cirugía“, señala Troncoso.

Ella nos aclara los pasos esenciales a seguir después de la extracción de tus muelas del juicio: buena higiene de la zona, no fumar, evitar los alimentas con pepitas, no realizar ejercicio pesado y tener especial cuidado de no pasar a llevar la zona.

Además, al paciente podrían aplicarle puntos y recetarle medicamentos como antinflamatorios y antibióticos.

En resumen, lo más importante es realizarse chequeos periódicamente, donde tu dentista de cabecera te pedirá radiografías para saber en qué estado se encuentran tus muelas del juicio y cuál es el procedimiento más indicado para ti. Recuerda que siempre puedes contratar un Plan Dental para estar preparado en caso de cualquier urgencia.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *